Centro HTM de GAF: techos

Cómo hacer arreglos y reparaciones menores

Reemplazo de tejas dañadas o faltantes

Si necesitas reemplazar una teja dañada, debes saber que es más fácil quitar una teja que está fría. Si la teja que vas a reemplazar no está en la sombra, la puedes enfriar con agua fría. Después de enfriarla, usa una palanca de metal entre las tejas para separarlas. El sellador debe despegarse o soltarse. Quita los clavos de la teja que planeas sustituir, así como los de la teja encima de ésta (ya que estos clavos también atraviesan la teja que quitarás).

Reemplaza las tejas dañadas o faltantes con nuevas tejas del mismo color siguiendo las instrucciones de aplicación del fabricante. Sella a mano las tejas, ya que puede que el sellador no vuelva a sellar después de haberse roto.

Reemplazo de limas o tejas de caballete

Cuando las tejas de caballete o lima se desprenden, el sistema de techo puede quedar expuesto a la filtración de agua o nieve. Esto puede hacer que la humedad se infiltre y potencialmente entre en el ático o pudra la plataforma base del techo.

Para reemplazar las tejas de caballete o lima se debe quitar cualquier pieza dañada que pueda haber quedado. Quizá tengas que quitar o aflojar las tejas cercanas a la teja volada para poder volver a instalar una nueva teja de caballete o lima.

Siempre asegúrate de seleccionar una nueva teja de caballete o lima que combine con las existentes, tanto en el color como en el grosor. Instala la nueva pieza con sujetadores de longitud adecuada, asegurándote de que cubra completamente cualquier ventilación de caballete u otras tejas existentes. Utiliza cualquier cemento asfáltico según las instrucciones de aplicación del fabricante.

Para reemplazar las tejas de caballete o lima debes trabajar en algunas de las partes más altas del techo: las limas y los caballetes. Utiliza siempre el equipo de seguridad adecuado para evitar caídas o lesiones cuando reemplaces las tejas de caballete o lima en tu techo. Mira nuestra sección Seguridad para obtener más detalles.

Reemplazo de ventilaciones

Es fundamental decidir cuál es la ventilación adecuada y qué cantidad de ventilación es necesaria. Siempre consulta tu código local de construcción para conocer los requisitos de ventilación equilibrada para ático en tu área. Si no cumples con estos requisitos, la consecuencia será un sistema ineficiente o incluso la entrada de los elementos. Una vez que decidas sobre el tipo de ventilación que se necesita y cuánta instalar, siempre asegúrate de instalar la ventilación según las instrucciones de instalación por escrito. Ten cuidado de no cortar ningún cable o viga del ático, y asegúrate de sujetar correctamente la ventilación para prevenir voladuras o la entrada de los elementos.

Para reemplazar las ventilaciones de caballete debes trabajar en algunas de las partes más altas del techo: los caballetes. Utiliza siempre el equipo de seguridad adecuado para evitar caídas o lesiones cuando reemplaces las ventilaciones de caballete en tu techo. Mira nuestra sección Seguridad para obtener más detalles.

Determinación de una gotera

Para encontrar la fuente de una gotera, debes saber qué puede hacer el agua. El agua siempre fluye hacia abajo por la gravedad. Las obstrucciones, los tragaluces y las penetraciones son las fuentes más comunes de goteras. Empieza examinando las chimeneas, los tragaluces y las ventilaciones para plomería. Luego revisa las zonas de transición del techo a la pared donde el tapajuntas funciona como techo, como las buhardillas, los valles y los aleros.

Muchas veces los propietarios creen que tienen goteras, cuando en realidad sus techos simplemente no tienen una ventilación adecuada. Si encuentras manchas de algas en la madera contrachapada interior, aislante mojado cuando no ha llovido y anillos de color negro u óxido alrededor de los clavos, éstos serán los primeros signos de que la humedad se está condensando en los espacios del ático.

Siempre repara las goteras inmediatamente para evitar efectos no deseados, incluido la proliferación de moho.

¿No te sientes capaz?

Recurre a un contratista Master Elite® de GAF.

No confíes tu bien más valioso a cualquier contratista. Elegir un contratista Master Elite® de GAF le da la seguridad de tratar con un contratista profesional confiable, acreditado y de calidad. Los contratistas certificados Master Elite® tienen licencia del estado, están debidamente asegurados, tienen una reputación probada y están comprometidos con la formación profesional continua. ¡Es por eso que son tu mejor opción!

Encontrar un contratista certificado Master Elite® de GAF cercano. >>


Instalación profesional
Asistente virtual GAF para techos Precios y dónde comprar