¿Necesito un techo nuevo?

Cómo se ve un daño en el techo y cómo determinar si necesitas una reparación o un reemplazo de techo.


¿Reparar o reemplazar?

Si tu techo no es muy viejo y ves algunas tejas sueltas o dañadas, es posible que solo necesites reemplazarlas. Sin embargo, si el daño es más amplio o más grande, quizá sea el momento de tener un techo nuevo. La clave es realizar una inspección regular para estar al tanto del estado de tu techo.


Cómo se ve un daño en el techo

Hay muchos tipos de daños en el techo. Aprende a reconocerlos.

Goteras en el ático
Verifica tu ático después de un clima adverso. Una gotera puede ser causada por daños en algunas tejas, una falla en la capa base (la barrera protectora que se ubica entre las tejas y la madera contrachapada del techo) o por el deterioro de los tapajuntas (el material que sella las juntas de tu techo).
Ampollamiento o descascarado de la pintura
Una mala ventilación puede hacer que la humedad quede atrapada en tu casa, lo que puede causar el ampollamiento o descascarado de la pintura.
Manchas en el cielo raso y las paredes
Las goteras provenientes del exterior de la casa o la humedad atrapada en el interior pueden causar manchas e incluso moho.
Deterioro del contratechado
Otro problema relacionado con la mala ventilación y la humedad en las capas de los materiales para techos es el deterioro del contratechado —también llamado tabla— que corresponde a la capa de madera contrachapada que forma la base de tu techo. Si observas hundimientos en el cielo raso, canaletas rotas, goteras o parches faltantes en las tejas, es posible que el contratechado esté dañado.
Daños en las tejas
Cuando las tejas llegan al final de su vida útil, es posible que se desprendan, agrieten, quiebren o deformen, lo que indica que tal vez necesites un techo nuevo.
Manchas oscuras
Es posible que te parezca que están sucias, pero las manchas oscuras en las tejas pueden ser musgo, liquen o algas verdeazuladas. Quizá no necesites un techo nuevo, pero si decides reemplazar las tejas, solicita la protección StainGuard® o StainGuard® Plus, que están disponibles en muchas tejas de GAF. 


Cómo hacer una inspección de techo

Llevar a cabo inspecciones de rutina de tu techo, especialmente si vives en una área con condiciones climáticas extremas, puede ayudarte a evitar que los daños en el exterior creen problemas en el interior.

Comienza adentro

  • Observa el ático en busca de signos de goteras, manchas oscuras, agujeros o contratechado combado
  • Busca manchas o moho en los cielos rasos


Sal de tu casa

Si te sientes cómodo como para subir por una escalera, puedes ver tu techo más de cerca. De lo contrario, puedes realizar una inspección bastante minuciosa desde el suelo usando binoculares.

  • Saca las hojas y los desechos de las canaletas y los bajantes pluviales e inspecciónalos para detectar hundimientos o goteras
  • Revisa las áreas ocultas, como la parte inferior del alero y la imposta (el tablero que conecta el techo con las paredes exteriores de la vivienda), para detectar putrefacción o signos de plagas de animales


Camina hacia la calle

  • Desde la distancia, busca manchas oscuras, tejas faltantes o hundimientos
  • Observa si la pintura del exterior está ampollada o descascarada
  • Si vives en un área donde nieva o hiela en el invierno, tienes que estar atento a los diques de hielo (barreras elevadas de hielo que se forman en el alero del techo) porque si el agua no puede drenar del techo, es posible que ingrese a tu vivienda


Examina el techo

  • Observa si hay tejas agrietadas, rotas, combadas o faltantes y clavos sueltos u oxidados
  • Busca juntas o uniones abiertas y asegúrate de que los respiraderos del techo no estén tapados u obstruidos
  • Detecta áreas que están hundidas o no se ven sólidas 
  • Asegúrate de que las tuberías y las penetraciones del techo, como la chimenea o los tragaluces, estén bien selladas y no tengan clavos expuestos 
  • Asegúrate de que los tapajuntas, que se usan para sellar las juntas y evitar las filtraciones de agua, no estén dañados ni tengan fallas en su cobertura

Préstale atención a tu techo

 

  • Conoce la antigüedad de tu techo. Si no lo instalaste y no estás seguro, mira el informe de inspección que recibiste al comprar la vivienda. También puedes solicitar el servicio de una compañía de techado o de un inspector de construcciones para que examinen el techo y calculen su antigüedad y estado.
  • Inspecciona tu techo dos veces al año, una vez en primavera y una vez en otoño. Usa una escalera para acceder al techo y buscar áreas problemáticas, pero también asegúrate de que no haya daños en el ático. ¿No te sientes capaz? La mejor opción es comunicarte con un contratista de techado profesional para que te ayude con la inspección.
  • Observa las viviendas cercanas. Sufrieron el mismo clima que la tuya y probablemente se construyeron en la misma época. Si tus vecinos están instalando techos nuevos, haz una inspección para ver si tu vivienda también necesita uno nuevo.
  • Después de un evento climático importante, como vientos intensos o una granizada, observa los daños del exterior tan pronto como sea seguro hacerlo.


ARTÍCULOS RELACIONADOS
Hay dos lados en cada historia, pero lo que algunos propietarios pueden no darse cuenta es que también hay dos lados en la mayoría de los techos. Más allá del sistema de techo instalado profesionalmente que protege tu casa del agua en el exterior, un sistema de ventilación para ático funciona desde el interior para proteger tu hogar del calor y la humedad.
Al comprar un techo nuevo, es importante entender qué tipo de garantía recibirás cuando el trabajo esté listo. Todos los fabricantes de techos de confianza ofrecerán una cobertura de garantía básica contra defectos de fabricación para los materiales para techos, pero a menudo suele haber ofertas de garantías mejoradas disponibles, ya sea a través del contratista de techado o a través del fabricante de techos. Debes asegurarte de hablar sobre tus opciones con el contratista antes de tomar una decisión. Información importante que debes conocer al seleccionar una garantía:
Los propietarios de viviendas pueden encontrar muchos términos específicos sobre techos cuando comienzan un nuevo proyecto de techado, y es probable que "cuadrado de techo" sea el primero con el que te topes. La medición en cuadrados es exclusiva de la industria del techado; para los propietarios de viviendas, entender de qué manera funcionan estas medidas puede ser una parte desconocida, pero vital, en la planificación de un reemplazo o una reparación de techo.
¿Te preguntas si es hora de planificar una reparación o un reemplazo de techo debido a goteras o daños en el techo? Es posible que necesites llamar a un contratista de techado. No entres en pánico, pero tampoco te demores. El techo es la primera línea de defensa de tu vivienda contra el clima y quieres que se mantenga en perfecto estado.

Busca un contratista certificado por GAF

En GAF, capacitamos y evaluamos a miles de los mejores techadores del país y nos aseguramos de que tengan una licencia y un seguro adecuados para que puedan ofrecer nuestras mejores garantías.